Francisco Rincón, #estudianteUAX: "Cuando vi el cheque con el nombre del proyecto W.G. Home, no lo reconocí como mío al principio, ¡estaba en shock!"

04/03/2019

Nuestro alumno de 4º curso del Grado en Administración y Dirección de Empresas ha ganado recientemente el premio "The entrepreneur pitch", convocado por la Randolph-Macon College de EEUU, universidad en la que Francisco está de intercambio, mediante el convenio bilateral de ISEP. En una entrevista concedida recientemente, el estudiante de la Universidad Alfonso X el Sabio desgrana las claves que le han llevado a alzarse con este galardón de emprendimiento, siendo el primer estudiante internacional en conseguirlo, y nos cuenta qué ha significado para él ganar el "Pitch".

A sus 25 años, Francisco Rincón Narros (4º de ADE) acaba de ganar recientemente el premio "The entrepreneur pitch" de la universidad estadounidense de Randolph-Macon (Ashland, Virginia), gracias a su proyecto Waste Gear Home -W.G. Home-, con el que nuestro estudiante "plantea un sistema para recolectar bolsas de plástico y reciclarlas", según nos ha explicado. Una idea de negocio que, asegura, se debe a que en "Estados Unidos no está planeado a corto plazo retirarlas del mercado". Ha creado -añade- "un sistema para colectar las bolsas de plásticos en los puntos de venta -supermercados principalmente- para que estos las reciclen y evitemos así poner nuevas bolsas de plástico en el sistema".

El pasado 21 de febrero, Francisco recogía su merecido premio como finalista del concurso del Pitch de emprendimiento de su universidad, ubicada en el estado de Virginia. Nuestro estudiante se muestra colmado de entusiasmo y satisfacción por haber sido el agraciado y altamente motivado para dar nuevos pasos en el mundo del emprendimiento.   

¿Qué se siente al ser el primer estudiante internacional que gana este premio? Pues la verdad es que sienta muy bien. Siempre es genial enfrentarse a nuevos retos, afrontarlos de manera positiva y triunfar. Un buen amigo siempre me dice que lo más importante es romper tus barreras y ser cada día mejor, sacrificar un buen presente por un mejor futuro. Y el estar lejos de mi universidad, de mi hogar, de mi trocito de España a veces cuesta, sin embargo creo que los honores que estoy consiguiendo aquí merecen la pena.

¿Te esperabas ganarlo? En mi mente siempre repaso todo: ganarlo, perderlo, que se suspendiera… Hasta que no empecé a hacer mi presentación no me sentí ganador. Era una audiencia imponente: fondos de inversiones, empresas de la zona de Richmond (segunda ciudad más grande del estado de Virginia) así que cualquier error, mal cálculo me dejaría expuesto. Además había que defenderse delante de un jurado y fue entonces ahí cuando supe que había ganado, ya que fui con la presentación y la defensa preparada. Y ahí marqué la diferencia. De hecho, cuando vi el cheque con el nombre del proyecto W.G. Home, no lo reconocí como mío al principio, ¡estaba en shock!

El galardón lo has conseguido gracias a un proyecto, ¿cómo se llama? ¿En qué consiste? El proyecto se llama Waste Gear Home -W.G. Home-. Planteé un sistema para recolectar bolsas de plástico y reciclarlas, ya que aquí en Estados Unidos no está planeado en el corto plazo retirarlas del mercado. Así que he creado un sistema para colectar las bolsas de plásticos en los puntos de venta -supermercados principalmente- para que estos las reciclen y evitemos así poner nuevas bolsas de plástico en el sistema. 

¿Has recibido algún tipo de asesoramiento y/o ayuda para presentar tu proyecto? Tuve una reunión con el director del programa de emprendimiento, Mr. Dontrese Brown, para revisar mi presentación y repasar qué puntos críticos iba a abordar, como la escalabilidad del proyecto, público target...

¿Recomendarías participar en este tipo de iniciativas? ¿Por qué? ¡Completamente! Creo que como elemento diferenciador es fundamental para triunfar en la vida laboral. Si te gradúas con una clase de 200 compañeros, tú serás el único titulado que ha ganado un concurso. Y eso abre muchas puertas.

Balance de tu participación en esta iniciativa de la universidad americana en la que te encuentras en la actualidad, ¿a qué grado de dificultad has tenido que hacer frente? Balance más que positivo desde luego. Es increíble estar en contacto con gente con tus mismas ambiciones y metas. Lo más importante del concurso no ha sido el premio, es el networking de después del evento. La verdad es que el grado de dificultad ha sido bastante alto. Un idioma que no es el tuyo, utilizando lenguaje técnico y con un jurado que va a ver los fallos de tu proyecto y preguntarte por qué… es mucha presión. Mi consejo: piensa que cuando vas a hacer una presentación de algo, nadie en la sala sabe cómo es tu presentación salvo tú, así que confía en ti y sigue adelante.

¿Qué próximos pasos vas a dar? ¿Otros certámenes quizás? De momento estoy contando mi viaje en Instagram en mi perfil llamado @entrepretruth. Además voy a seguir mi formación en una escuela de Máster, con un Master of Business Analytics -MSBA- en Catholic University of America. Les gustó tanto mi perfil -experiencia laboral en nivel management y perfil emprendedor- que me aceptaron tras la primera entrevista. Si me vuelve a surgir la oportunidad, lo volveré a hacer, sin ninguna duda. Este tipo de concursos son la oportunidad perfecta para dejar de ser un estudiante y convertirte en emprendedor. Y cuando me presente lo haré con mentalidad ganadora, con hambre de éxito, e iré a por ello.

En un futuro próximo, ¿te gustaría emprender? Sí y no. Quiero emprender y tener mi propia empresa, cerrar la etapa de emprendedor y ser empresario. Siempre he pensado que todo lo que he aprendido es para ser un mejor estudiante hoy y un gran empresario mañana. Y mañana cada día está más cerca de ocurrir.

¿Cómo está siendo la experiencia internacional que estás viviendo en EEUU, en Virginia? Increíble. Es sorprendente lo que podemos aprender de nosotros mismos cuando dejamos nuestra zona de confort y nos aventuramos a lo desconocido. Además, en la UAX tenemos una ventaja muy grande que es que podemos venir mediante el convenio bilateral de ISEP, que nos ayuda a reducir muchísimo los costes de estudiar fuera. ISEP es sencillo: pagas la cuota de la UAX -estudios + alojamiento- y vas a una universidad donde tus compañeros están pagando, sólo por estudiar, cincuenta mil dólares al año. Respecto a la zona en la que estoy, es perfecta. Mi universidad es pequeña -1.500 estudiantes-, por lo que la atención es muy personalizada. Garantizo que todos me conocen como "the spanish guy". El deporte es algo muy importante para ellos y eso se respira en el ambiente. El equipo de fútbol americano y el de baloncesto femenino han sido punteros esta temporada a nivel nacional y ha sido un ambiente espectacular. El estadio de fútbol americano -y el del fútbol de verdad- es pequeño y a pesar de eso, la gente se apretaba para poder ver, aunque tan solo fuera una jugada. Podíamos llegar a tener en el campus a cerca de siete mil personas en los partidos importantes. ¿Lo más sorprendente que me ha pasado? Segundo día de clase, camiseta del Real Betis Balompié y oír a lo lejos: ¡Mucho Betis! Inseparables desde entonces. Y sí, existen americanos fans del Betis.

¿Desde cuándo te llama la atención el emprendimiento? ¿Desde joven? ¿Esa inquietud la empezaste a tener en la UAX como estudiante, quizás? ¿Algún profesor te sirvió de fuente de inspiración? Emprender como tal empezó en la UAX. Mi profesor, el doctor Fernando Martín López, me ánimo en 2016 a apuntarme al concurso "Las Ideas Se Mueven" de Endesa, con una idea que relacionaba distribución logística y vehículos eléctricos. De ese concurso, también fui finalista, y a raíz del cual, a su vez participé en el programa Yuzz Santander -ahora Explorer- que me brindó la oportunidad de conocer el Lean Management. Desde entonces mi hambre por aprender más no paró. Leí los modelos de gestión de Honda Motor Co., Lean Startup de Eric Ries, Manual de Logística Inversa de Antonio Iglesias López… y me ayudaron a forjar mi mentalidad de emprendedor y de empresario.

Más sobre este Pitch de emprendimiento

Nuestro estudiante tuvo conocimiento de esta oportunidad, a través del equivalente al GAOP de la UAX del que dispone la Randolph-Macon College. Según relata, "el primer filtro es rellenar un formulario online explicando tu idea, target, competencia... Una vez se envía ese formulario, el director y el advisor del programa valoran las propuestas y eligen dos finalistas".

En este concurso, "The entrepreneur pitch", existen dos categorías: startups (tres finalistas) y estudiantes (dos finalistas). El formato para ambas es el mismo: pitch de cinco minutos y preguntas de los jueces durante otros cinco minutos. El jurado está compuesto por cinco personas: CEO del Centro de Innovación de Richmond, vencedor/a de la edición anterior, directora de Marketing del Centro de Innovación de Richmond, fundador de un blog de emprendimiento y director de una compañía de business strategy.

Los participantes han de exponer sus proyectos ante una exigente audiencia de alrededor de cien personas, entre startups y grupos inversores.

En lo que respecta a los premios, en la categoría de estudiantes: $2.000 y acceso a una incubadora de empresas, además de un espacio en el Richmond Innovation Center; para las startups, $10.000 de dotación económica a la ganadora.

Nuestra más sincera enhorabuena a Francisco Rincón por su premio, es el primer estudiante internacional que lo gana. Siempre es un orgullo para la Universidad Alfonso X el Sabio poder dar este tipo de noticias, protagonizadas por nuestros queridos estudiantes. Francisco, gracias por compartir tus sensaciones con nosotros ;-). Te deseamos lo mejor, ahora y siempre, y sigue disfrutando de la maravillosa experiencia internacional que estás viviendo en Virginia, EEUU.